Etiqueta: distopía

«La Equilibrista que llegó del espacio»

https://www.cronista.com/economia-politica/la-equilibrista-que-llego-del-espacio-como-es-y-de-que-habla-la-primera-novela-distopica-argentina-sobre-economia/#:~:text=Es%20una%20historia%20que%20se,que%20nos%20impacta%20a%20todos.

https://www.ambito.com/informacion-general/pablo-kornblum-presenta-su-novela-distopica-la-equilibrista-que-llego-del-espacio-n5469746

Entrevista a nuestro columnista Pablo Kornblum, Licenciado en Economía, Magister y Doctor en Relaciones Internacionales, quien ha presentado su novela distópica ambientada en la Argentina de finales de siglo XXI, ‘La Equilibrista que llegó del espacio’.

Pregunta: Viniendo de las Ciencias Sociales y habiendo escrito dos ensayos sobre geoeconomía y geopolítica ¿Por qué se decidió a escribir una novela distópica?

Respuesta: Luego de ‘El escenario económico de la inmigración mexicana en los Estados Unidos’ y ‘La sociedad anestesiada’, decidí comenzar a escribir novelas distópicas, un gusto que cultive desde mi adolescencia. Y en mi primera novela, intenté conjugar mis conocimientos de economía y relaciones internacionales, con todo lo que he absorbido a través de mis lecturas sobre escenarios de distopía. Y ello implica también desarrollar las problemáticas sociales, los dilemas morales, las pasiones que existen en cada ser humano.

Pregunta: ¿De qué trata la novela?

La novela se encuentra ambientada a finales de este siglo XXI, cuando una pareja decide tener un hijo por fuera de las normas establecidas por el gobierno argentino. Ello desata una variedad de episodios en la tierra, pero también en una Base Espacial donde se profundizan las problemáticas y se plantea la necesidad de un cambio. Es una historia que se encuentra embebida en un argentinismo a flor de piel, donde se expone la dificultosa búsqueda del preciso equilibrio entre libertad y equidad, entre el yo y el nosotros, entre el pequeño micromundo personal y el medioambiente que nos impacta a todos. En definitiva, los dilemas que se les presentan a los protagonistas simbolizan una gran parte de la disyuntiva presente y futura de la humanidad.

Pregunta: ¿Qué temáticas se encontrará el lector en sus páginas?

A pesar de ser una historia que se centra en la familia, la pasión, el altruismo y el amor, se trasvasa permanentemente por la economía, la política, los temas internacionales. También se tocan cuestiones judiciales, medio ambientales, de recursos y tecnología. Pero sobre todo hace referencia a la puja de intereses de los que menos tienen con los poderes fácticos. Y ello implica un legado de lucha, de nunca rendirse, que se refleja a través de las decisiones firmes, la estrategia, el valor y la ética. El poder expresar, como se pueda – en este caso el de una protagonista adolescente – lo que se piensa, y posteriormente llevarlo a cabo, cumplir con la palabra. Que no es poco.  

Pregunta: Más allá de que el lector se encontrará ante un futuro distópico, ¿se puede realizar alguna semejanza con la actualidad?

En la historia de la humanidad los dilemas son cíclicos, se ‘aggiornan’ a cada coyuntura espacial y temporal, pero nunca desaparecen: la puja de intereses, la ambición por el poder y la riqueza, la permanente lucha – prolongada y compleja – por la libertad y la justicia, la comprensión del posicionamiento que tiene cada uno en un mundo eminentemente clasista, y así podríamos continuar. Si bien podrá existir un diferencial en cuanto a lo tecnológico, la esencia, aquella que conjuga lo que nos apasiona, los deseos, lo que nos motiva a perseguir nuestros sueños, no cambia.

Pregunta: Finalmente, ¿por qué recomendaría al público la lectura de ‘La equilibrista que llegó del espacio’?

Es una novela muy dinámica, que toca una diversidad de problemáticas sociales y nos hace reflexionar sobre los dilemas que tenemos como individuos y como sociedad. Pero también nos interpela a pensar en qué tipo de mundo queremos vivir, cuáles son nuestras prioridades, y hasta que tipo de injusticias estamos dispuestos a tolerar. En un ‘mundo liquido’, donde todo parece ser negociable, creo que es un debate interno que nos debemos dar.